Patronato continúa siendo uno de los pocos casos en el fútbol argentino que mantiene el plantel al día. En pandemia, sin ingresos extraordinarios, apeló a sus ahorros para solventar gastos cotidianos y de protocolos. 

Por: Gabriel Obelar (@GabyObelar1)

El COVID-19 y la extensa e interminable cuarentena en Argentina, complicó a la economía de muchas instituciones deportivas, que más allá de ello, no dejaron de moverse y apostar en el mercado de pases, para un torneo que no contará con descensos y hasta ahora, tampoco sumaría para los promedios.

Patronato no quedó exento del presente, sufrió muchas pérdidas en poco tiempo, desde el partido con San Lorenzo, hasta en el regreso a las prácticas, donde tuvo que sacar sus ahorros para continuar sosteniendo la estructura de la institución.

PÉRDIDAS
Cuando en Febrero se dio a conocer el fixture de la Copa SuperLiga, Patrón se frotó las manos, ya que la capital entrerriana estaba en la mira por los focos de encuentros que tenía, muchos mano a mano por la permanencia, pero también por la visita de las entidades grandes de nuestro fútbol, que implica un groso número de simpatizantes en las tribunas del Estadio.

Los números que manejaba la Comisión Directiva de cara a dichos encuentros, ilusionaban con la inversión a futuro, en aquel entonces, la compra de un porcentaje del pase de Cristián Tarragona, último goleador del Santo.

El 13 de Marzo, se jugó el último partido en el Estadio Presbítero Bartolomé Grella, frente a San Lorenzo por la Fecha 1 de la Copa SuperLiga, la única que se jugó de dicha competencia. En ese mismo encuentro, Patrón esperaba percibir alrededor de 1 millón y medio de pesos (sino más). El cotejo se terminó jugando a puertas cerras, por ende la institución perdió poco menos de la mitad, entre seguridad, ambulancia, concentración y demás gastos que tienen las entidades sin fines de lucro en nuestro país y que no volvió a recuperar.

INGRESOS
Lo que agradecieron todos los clubes de Primera División, fue que el contrato con los encargados de los derechos audiovisuales de la competencia, que cumplió durante toda la pandemia.

Ambas cadenas cumplieron con los pagos todos los meses, no el cien por ciento de los ingresos habituales, sino que con un 70% o 75% de lo que habitualmente abonaban. Esto le bastó al Rojinegro para cumplir con los haberes del primer elenco, sin descuentos y al día, más allá de la crisis que sufrieron otros de sus pares, con más nombre e historia.

Ver: «Patronato es la única institución que cumplió»

“Patronato es el único caso en el fútbol argentino que tiene al día a sus futbolistas”, sostuvo Sergio Marchi, Secretario de Futbolistas Argentinos Agremiados, valorando lo de la entidad paranaense, que se sustento con la TV y lo recaudado, por la cuota societaria, que no es un monto elevado (ronda los $250), siendo que la institución tampoco cuenta con una importante masa de socio.

Ver: «Patronato tiene dirigentes con los pies sobre la tierra»

CHAU AHORROS
Patronato por mucho tiempo pensó en adquirir el 50% del pase de Cristián Tarragona, ex goleador Santo, en una cifra valuada en alrededor de 350 mil dólares, ya que contaba con el dinero y con un buen negocio a futuro.

Con la pelota quieta, sin fútbol, sin ingresos, el sueño y al ilusión de quedarse con Tarra, se esfumó. La mesa chica priorizó el equilibrio financiero, antes que realizar una locura por un futbolista y de esa manera, perder lo recaudado durante meses.

¿Dónde terminaron los 350 mil doláres que pensó invertir el Santo por Tarragona? Frente a esta consulta, las respuestas fueron rápidas: “Los ahorros recaudados durante mucho tiempo, por una buena administración del club, derivaron a pagar los sueldos del plantel; sueldos del cuerpo técnico; sueldo de los empleados de la institución, cuerpo técnicos de divisiones inferiores y la innovación para los protocolos”.

TESTEOS
La AFA decretó el regreso a los entrenamientos, pero no giró un centavo para ninguna institución, tal como se podía llegar avizorar. El ente madre del fútbol, se hizo cargo de pagar los test-rápidos, que se realizan a los futbolistas, mientras que los demás, tanto el PCR (hisopado), como el serológico (infusión de sangre), corrían por parte de cada institución.

Ver: Patrón está listo para entrenar // Ver: «Reducimos al mínimo las posibilidades de contagio»

En este punto, jugó un rol clave Juan Hermidas, médico en jefe, que con anterioridad, solicitó al club adquirir termómetros y diferentes elementos para que la inversión, no sea completa y de un momento para otro, sino que con el correr de los meses, fueron llegando instrumentos de trabajos a barrio Villa Sarmiento y de esa manera, solo esperar lo estipulado por las autoridades.

Hermidas gestionó un precio muy bueno para realización de hisopados, cuyos costos (todos salieron de las arcas del club), rondaron los 275 mil pesos (a otros clubes les costó cerca de 400 mil pesos), sin contar con los test serológicos, que tuvieron un costo menor, aunque con ambos estudios realizados, Patrón desembolsó cerca de 300 mil pesos (más o menos), aunque no dejó nada librado al azar para su plantel.

Los ingresos siguen siendo pocos, el sostén financiero es parte de lo que tenía en caja Patronato, más el apoyo de un puñado de socios y lo enviado por las empresas de televisión. Entre el déficit, Patrón sigue siendo ordenado, cumple con el actual plantel y no realiza locuras en su presupuesto, ni en el mercado de pases ni a futuro, esperando la vuelta del fútbol, para comenzar a recaudar y respirar, una vez más.

Fuente: Mirador Entre Ríos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here