Patronato llegó a 8 (ocho) partidos sin victorias, siendo la segunda peor cosecha en Primera División y una de las más flojas de Mario Sciacqua, que semanas atrás, admitió: «Nunca tuve una racha como está». 

Por: Gabriel Obelar (@GabyObelar1)

«Siempre que llovió, paró», dice el refrán, aunque en Patronato, la tormenta aún no se va y sigue complicando el elenco de calle Grella, que sigue sin poder sumar de a tres (3) en la SuperLiga y se complica en la tabla de promedios.

Pero en la materia, Patrón parece sufrir, en todas las temporadas desde que está en Primera División, este tipo de circunstancias, que terminaron con final feliz, sufriendo, pero dejando en claro que en la adversidad, responde.

«El equipo tiene reacción», sostuvieron varios protagonistas, incluido el DT, tras el partido ante Racing, aunque lo que dejó el partido del último sábado en Santiago del Estero, donde no puede sonreír desde hace ya un tiempo.

¿Cómo que está acostumbrado a estas situaciones? Desde el 2016, en todas sus temporadas, el Rojinegro tuvo rachas negativas, aunque la más llamativa fue la de Rubén Darío Forestello en el Torneo Independiencia 2016/17, donde no consiguió victorias en 11 (once) partidos, con 5 (cinco) empates y 6 (seis) derrotas.

Si bien fue un contexto, campeonato y plantel totalmente diferente, similar fue lo de Juan Pablo Pumpido, que en la primera SuperLiga sumó 7 (siete) cotejos sin ganar, aunque el plantel remontó tras la victoria ante Olimpo (1-0).

La pasada SuperLiga, con Pumpido, de entrada tuvo 6 duelos sin triunfos, que terminaron con su mandato en frente del equipo, hasta que asumió Mario Sciacqua, que tuvo una leve racha negativa con 5 (cinco) partidos sin ganar con tres (3) empates y dos (2) derrotas.

En la actualidad el DT santafesino se lamenta este pasar, que sería uno de lo más flojos como entrenador, ya que en otros equipos a los cuáles dirigió, donde no superó los 6 (seis) partidos sin victorias salvo en su segunda etapa como técnico de Colón, donde dirigió solo 9 (nueve) partidos, prácticamente de forma interina, con 7 derrotas y dos empates.

El presente obliga de manera inmediata y necesaria a sumar al Santo, que de local, en Paraná, demuestra otra cosa y debe hacerlo ante Godoy Cruz, para romper la racha, encarar lo que resta de otra manera y sonreír después de mucho tiempo. Conoce lo que es sufrir, lo que es pasar estos momentos. Siempre que llovió, paró…

Foto Archivo: EL DIARIO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here