Martín Aruga todavía está cayendo de lo que significó su debut en SuperLiga el domingo pasado: «Fue hermoso y único debutar en ese lugar», comentó. 

Por: Gabriel Obelar (@GabyObelar1)

El pasado domingo, una vez que concluyó el pleito frente a River, el celular de Martín Aruga dentro del vestuario explotó, aunque le costó entrar en razón de lo que vivió: «Me di cuenta cuando terminó el partido, que fue muy intenso y entrando a la cancha no pensaba en nada, solo en jugar. Arriba del cole me di cuenta que era una locura».

 

«Con el correr de los días te das cuenta que es una locura y es un sueño, tener que marcar a Nacho Fernández, lo que era el Estadio. Fue hermoso y único debutar en ese lugar». 

Dentro de la evaluación personal que realizó, comentó: «Trate de hacer lo mejor posible, en algunas gané, en otras perdí, pero lo que queda es la actitud de dejar todo. Yo estoy para ayudar y si el cuerpo técnico me necesita sabe que estoy».

Y confesó en el final: «Mis compañeros tenían más confianza en mí que yo en mí mismo. Me ayudaron y me apoyan mucho. Ahora seguiré entrenando a full, estoy para ayudar y buscare estar más preparado para ayudar el equipo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here