Patronato sonrió por primera vez en condición de local con una justa victoria ante Huracán por 2-1, sufriendo en el final, pero con argumentos para consolidar los 3 puntos.

Por: Gabriel Obelar (@GabyObelar1)

¿Qué mejor forma de comenzar el día del niño con una victoria ante un rival que te sienta bien? Ganando 2-1, siendo superior a lo largo de los 90 minutos, con situaciones de gol, sin mayores inconvenientes en la última línea, pero con el detalle que le da color, el sufrimiento.

Si no se sufre, no vale, remarca mil veces el refrán en el Estadio Grella, que se volvió a ratificar en el medio del domingo, con un Patronato que fue más a lo largo del partido ante Huracán, con un inicio clave, abriendo Ávalos el partido desde la pelota parada.

La imagen puede contener: 3 personas, personas practicando deporte y exterior

Pero allí cambió la estética del cotejo, ya que el Globo pudo manejar los hilos del partido, con Dropy Gómez siendo la clave en ofensiva, aunque no flaqueó la sólida defensa de Patrón, salvo por las diferentes infracciones (prácticamente manchas) que cobró Delfino.

Sólo en una ocasión llegó con total peligro Huracán, de pelota parada, que también fue perdonado en otras tantas situaciones, con un mano a mano imperdible de Silveira, otra contra de Ávalos.

La imagen puede contener: 3 personas, personas practicando deporte y exterior

El complemento se tornó extenso, pero con el Rojinegro cómo mayor protagonista, generando chances, jugando en terreno rival, hasta que consiguió el 2-0 con un excelente centro de Compagnucci para el cabezazo de La Pantera Silveira.

Hasta que llegó el momento de sufrir, cuando el Quemero comenzó a jugar con la tranquilidad y la relajación de Patrón, logró encontrarse con el descuento por una desatención para que Briasco y terminar festejando sobre la hora.

Fue un buen partido del Santo, que debe corregir detalles, mucho más de tres cuartos de cancha en adelante, en los retrocesos para no sufrir en el Gigante de Arroyito el próximo sábado en Rosario, en lo que será una verdadera final.

FOTOS-Jano Colcerniani

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here