La cancha principal del predio La Capillita terminó muy dañada luego del partido de Reserva, aunque de igual manera, no influyó en demasía en el juego.

Por: Gabriel Obelar (@GabyObelar1)

Era todo un tema saber cómo iba a responder el campo de juego, luego de 3 días de intensas lluvias y prácticamente sin descanso para que absorba el terreno la cantidad de agua que cayó.

Por más que no estuvo firme a la hora de la disputa del partido, el campo no influyó en demasía en el trámite del partido entre Patronato y Estudiantes en Reserva, ya que giró sin inconvenientes y no hubo problemas con el balón.

De igual manera, Vanina Martínez y su equipo, tendrá un duro trabajo para reponer la cancha, en caso de que el Rojinegro acceda a los 4tos de final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here