Este viernes, ante Tigre, Mario Sciacqua volverá apostar por un doble cinco que tuvo buenos pasajes en sus primeros partidos: Lemos-Carabajal. 

Por: Gabriel Obelar (@GabyObelar1)

Desde el inicio de la SuperLiga y con la llegada de Ledesma, mucho más la de Bravo, se pensó en un sólo doble cinco, donde Juan Pablo Pumpido alternó con Bravo, Lemos y Ledesma. Por una banda, Carabajal.

Pero la llegada de Mario Sciacqua, no sólo que cambio el aire, le dio un rol más que importante a Gabriel Carabajal, el de conductor. Por momentos, donde alternó pasajes buenos y malos, pero que le trajo réditos al DT, que sigue apostando a su función.

Y en los primeros cotejos de Sciacqua en el banco Rojinegro, con el clásico 4-4-2, apostó por Lemos-Carabajal, un contención, otro de juego en la mitad de cancha, funciones lógicas de este sistema.

Tanto Damián cómo Gabi jugaron sólo 3 partidos juntos y fueron los primeros tres de Marito, es decir ante Talleres, Independiente y Lanús. Una victoria y dos derrotas, pero con buenos rendimientos de ambos en los diferentes partidos.

Luego de varias fechas, en las que Carabajal jugó cómo enganche en un 4-4-1-1 o 4-1-4-1 (esquemas que utilizó el DT en el primer semestre), el cordobés deja la banda izquierda, para volver al sitio que más le gusta, el de tener contacto con la pelota, arrancar desde atrás y ser el enlace entre la defensa y la delantera.

Ante Tigre, por lo que busca Mario (Sciacqua), volverá a reaparecer la dupla Lemos-Carabajal, uno con una clara función defensiva, mientras que otro con una mirada más ofensiva. Se conocen, saben sus movimientos ¿Funcionará en Victoria? El CT espera que sí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here