La Reserva de Patronato logró empatar un partido que se le tornó adverso ante Velez, en el que consiguió un 2-2 más que importante desde lo anímico y futbolístico. Fonseca y Barreto los goles.

Por: Gabriel Obelar (@GabyObelar1)

Si nos desviamos o sacamos el rol de periodista, el partido que empató la Reserva, fue a base de ganas y huevos (hablando mal y pronto), en un cotejo que logró remontar y que se pudo llevar.

En sí, un punto con sabor a mucho por cómo se terminó dando el partido en el predio La Capillita, ante un Vélez que es muy similar al primer equipo, con mucho toque por lo bajo, con salida y presión alta, además de mucha verticalidad y juventud.

Pero también, con un golpe de efectividad, que al menos Patronato no tuvo en la primera mitad, en que desde lo estadístico (si existiera en la categoría), fue más, por cómo movió la pelota, porque se paró bien en el campo de juego, pero la terminación de la jugada, siempre resultó difícil o con un oponente enfrente.

No así el rival, que aprovechó un descuido defensivo del Patrón, para filtrar un pase dentro del área a Nazareno Bazán, para el 1-0 y una frase que llamó la atención en el banco visitante: «No lo merecíamos».

Es que el Rojinegro no mereció irse abajo al cabo del primer tiempo, por lo inteligente que fue en su gran medida con lo disputado. Todo lo contrario cuando el elenco de Liniers consiguió el 0-2, en el complemento, con una jugada colectiva más que importante.

Ahora los roles se invirtieron. Con resultado adverso, el Patrón no lo dejó agrandar a Velez, que por momentos se adueñó del pleito y hasta pudo lastimar mucho más, pero la suerte, cuando no lo mereció, jugó para el local (por primera vez).

Martín de León movió piezas, le dio frescura a la delantera y de tres cuartos de cancha en adelante, con Vázquez y Barreto, logró desequilibrar. Pero desde un corner, fue Matías Fonseca, que capturó la pelota perdida dentro del área y le dio el (envión anímico) descuento.


Ver: Corona un buen año

Y fue el propio Fonseca, quién se metió en el área (minutos más tarde), para recibir la infracción y la pena máxima, donde Barreto cambió por gol.


Ver: ¿Fue el último?

Quedó sufrir, aguantar, gritar y no escuchar el afuera. Un punto que vale, por el trámite, con varios sabores, por las circunstancias, pero con una remontada que dejó a más de uno conforme por lo hecho y el desgaste. Ahora, disfrutar de las fiestas.

PUNTAJES
Rivasseau-7/ Galetto-6, Duarte-6, Komar-6, Aruga-6/ R. Comas-5, Cáceres-5, Nievas-6, Guiffrey-5/ Fonseca-8 y Franzoni-6. CAMBIOS: Vázquez-5; Barreto-6; Pastorelli-5. DT: de León-7.

RESUMEN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here